Tarde lluviosa de verano… estamos aburridos y no sabemos qué hacer. Ya hemos puesto la casa y juguetes patas arriba y el temporal nonos permite salir a la calle…. una ”minicuarentena” en toda regla, vaya… ¿Qué hacemos con los peques con tal de no tenerlos empantallados todo el santo día?

Ok. Vamos a preparar un delicioso tiramisú italiano casero… ¿Os animáis?

Es una receta muy, muy sencilla en la que no vamos a utilizar el horno. Sin duda, un postre ideal para cualquier ocasión y para merieda o desayuno, que ni pintao’ que se dice.

El tiramisú puede hacerse en forma de tarta, o prepararse dentro de una fuente como la tarta de galletas. También se puede montar en copas individuales.

Tan sólo tenemos que montar capas de bizcocho junto con una deliciosa crema de Mascarpone, donde el contraste de sabores del queso, café, licor y bizcochos hacen de esta tarta un postre difícil de olvidar.

Pero además de la receta clásica de tiramisú, os traemos otras variantes. Y es que con los años este postre ha evolucionado, y se pueden encontrar miles de recetas, ¡incluso sin café!

Pintón, ¿eh?

Comenzamos….

Ingredientes:

  • 450 g de queso Mascarpone
  • 160 g azúcar
  • 7 yemas de huevo
  • 3 claras de huevo
  • Cacao puro en polvo
  • 250 g café (opcional)
  • 200 g bizcochos de soletilla
  • 100 g una copita de brandy o amaretto (opcional)

Paso a paso…

Preparamos el café y dejamos que se enfríe. Montamos las claras a punto de nieve, reservamos en la nevera.

Cómo hacer la crema de mascarpone:

En otro cuenco montamos las yemas junto con el azúcar hasta triplicar su volumen y añadimos el queso Mascarpone poco a poco hasta conseguir una masa suave, sin grumos y esponjosa.

Incorporamos las claras a punto de nieve con movimientos envolventes hasta unir perfectamente todos los ingredientes, reservamos.

Tiramisú paso a paso

Montaje del tiramisú en capas

Vertemos un poco de café en un recipiente y un poquito de brandy (opcional), vamos bañando poco a poco los bizcochos de soletilla, montamos una primera capa con los bizcochos soletillaen el molde que hayamos elegido.

Montar capas de bizcocho soletilla junto con una deliciosa crema de mascarpone, donde el contraste de sabores del queso, café, licor y bizcochos hacen de esta tarta un bocado difícil de olvidar.

Receta de tiramisú

Cubrimos con la mitad de la crema que tenemos reservada y sobre la crema volvemos a añadir bizcochos de soletilla que habremos pasado primero por el café.

Por último, añadimos la crema y espolvoreamos cacao en polvo sobre toda la superficie del tiramisú.

Llevamos a la nevera mínimo 4 horas, aunque os recomendamos dejarlo durante toda la noche para que los sabores se asienten, estará mucho más buena.

 

Por aquí, ya se nos hace la boca agua de sólo verlo e imaginarnos el primer bocado… ya sabéis, podéis aplicarle el sabor que prefiráis. A nosotras, el de café, el tradicional italiano, siempre nos ha gustado tanto como a nuestros niños.

No quiere decir que el que sea de café, vaya a gustar menos al mini público. Simplemente, quizá, se trata de aplicar menor cantidad y, de todas formas… ¡habremos triunfado!

¿Qué os parece? ¿Os gusta este apartado?